Láser CO2 Fraxel

Láser Co2 Fraxel Facial

  • 1Elimina las Verrugas
  • 2Mayor eficacia y seguridad
  • 3Indoloro y de gran precisión
  • 4Recuperación Inmediata

Este innovador tipo de láser mejora los resultados y los tratamientos médico estéticos faciales de forma rápida y eficaz.

Los tratamientos estéticos faciales han evolucionado de forma muy positiva Actualmente podemos tratar las manchas faciales del sol, las arrugas finas de la cara; sobre todo las del labio superior y las pequeñas arrugas de patas de gallo con el láser CO2 Fraxel, que proporciona resultados permanentes.

Además nos permite mejorar cicatrices anchas y sobre elevadas, verrugas, así como pequeños lifting faciales sin cirugía.

Las verrugas, en la mayoría de casos, son lesiones cutáneas benignas que no suponen ningún problema de salud pero sí plantean un problema estético para muchas personas.

El tratamiento para la eliminación de verrugas y lunares a través del Láser de CO2 es una alternativa muy eficaz.

El láser fraccional de CO2 es un equipo que emite luz láser de alta energía cuya aplicación produce la coagulación de los vasos sanguíneos y con ello la necrosis de la verruga. No produce daños al tejido circundante. Respeta íntegramente el tejido de alrededor. Por tanto,  optimiza la recuperación de la zona tratada, a la vez que reduce el riesgo de sangrado e infección.

Los resultados son inmediatos, ya que se elimina la lesión, aunque sale una pequeña costra en la zona tratada que al caer deja la piel lisa y de un tono rosado que irá recuperando el color normal en las siguientes semanas.

¡ Contacta con nosotros en el 93 415 61 86 !

Los resultados no son tan inmediatos, es cierto, pueden requerir semanas. Sin embargo, la recuperación es más corta y se evita las molestias que implica toda cirugía. Se obtiene una visible y notable mejoría en el doble mentón, pudiendo en el mejor de los casos eliminarse por completo.

Lo más habitual es que la zona quede hinchada durante 72 horas, y pueden aparecer hematomas, picazón y enrojecimiento. Al contrario que en una liposucción, no hace falta llevar faja, y las complicaciones son mucho menores. Incluso se puede volver al día siguiente a la rutina diaria.