fbpx
reducción mamaria

Reducción mamaria: solución a las dudas del antes y después

El tamaño de los pechos puede resultar un problema de peso para muchas mujeres. A veces el tamaño importa y mucho. Desde el impedimento a vestir ropa entallada, a sentir vergüenza de bañarse en la playa por creer que están obesas a incluso aislarse de las relaciones sociales, son algunos de los problemas más habituales. Existen muchos sentimientos encontrados que coinciden en uno: la baja autoestima. Hay mujeres que sufren mucho por el enorme tamaño de sus pechos. Además, el tamaño de los pechos puede erosionar el surco que queda en la zona debajo justo del pecho e incluso llega a ulcerarse por el calor o el peso de los pechos, o generar un dolor en la espalda y/ cuello. Así que, para algunas mujeres, el tamaño les impide llevar una vida satisfactoria. Más que un problema estético, es físico y mental. Por tanto,  escuchar con atención y ser asertivo es una de las prácticas más importantes en el proceso de relación de un Cirujano con su paciente.

 

Una vez conocemos el porqué ha venido a nuestra clínica, exploramos a la persona, valoramos el tórax, medimos la distancia entre la zona media de la clavícula y el pezón de ambos lados (esta distancia varía, según la morfología de cada persona, pero suele estar alrededor de 18 a 19 cm). También medimos la anchura de cada pecho. Todas estos datos nos sirven para valorar lo siguiente:

 

1.- La posición de ambas areolas en relación con lo que consideramos unos pechos estándar y decidir qué tipo de cirugía de reducción mamaria es la más indicada para practicar en ese caso en concreto.

 

El objetivo, sin duda, es que ayudar a la persona recuperar la forma y el volumen de ambos pechos de manera sencilla y cómoda, así como lograr un resultado excelente.

 

Sin embargo, en la Cirugía Plástica y Estética no todo es tan sencillo. En toda intervención quirúrgica que se precie no existe el “riesgo cero”. Toda cirugía deja una cicatriz, sin embargo en la especialidad del Dr. Blanch es esencial realizar la menor cicatriz y lo más invisible posible. Siempre hay que minimizar dichos riesgos, pero la paciente debe conocerlos antes de someterse a una intervención. Y así es como le explicamos las ventajas y desventajas de la reducción de mamas. Aunque, es bien cierto, que una vez conocen todos los pormenores, nos centramos en el resultado: lograr unos pechos armónicos con la morfología de las pacientes que les permita sentirse a gusto y cómodas. 

 

 

Consejos tras la reducción mamaria

 

Después de la cirugía de pecho es normal encontrarse algo cansada unos días, pero la paciente podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas.

Si bien es cierto, es recomendable tener precaución en lo siguiente:

 

  • No levantar pesos (no cocinar, no arreglar armarios ni ningún trabajo doméstico o profesional que requiere ese movimiento de brazos).
  • No levantar el codo por encima del hombro.
  • Vestir ropa holgada.

 

Author Info

Clínica Dr. Agustín Blanch

No Comments

Comments are closed.