¿Sabías que…?

  • 8 de cada 10 piensan que las orejas de “soplillo” pueden ser motivo de burla o comentarios.
  • Más de la mitad reconoce haber sufrido bromas relacionadas con el tamaño de sus orejas. Además, la mayoría opina que las burlas son más duras y frecuentes durante la infancia.
  • Entre quienes han sufrido bromas a causa de sus orejas, un 45% afirma que han sido frecuentes y un 46% que les han hecho daño. Las mujeres y jóvenes son quienes se ven más afectados.
  • Un 77% opina que, en caso de sufrir muchas burlas por sus orejas, una persona podría aislarse socialmente por vergüenza.
  • Más de la mitad de los encuestados cree que la imagen de la cara, incluyendo la forma y tamaño de sus orejas, influye en su autoestima.
  • Casi 3 de cada 10 consideran que tener orejas de “soplillo” es peor que tener michelines, porque son difíciles de solucionar y provocan más burlas.
  • Para disimular las orejas de “soplillo”, el 40% reconoce peinarse de forma diferente y evitar los sombreros o fotos de perfil que muestren demasiado las orejas.
  • Un 45% muestra una actitud favorable a la hora de corregir las orejas de “soplillo”. De hecho, un 8% declara su firme intención de hacerlo, y el 37% confiesa habérselo planteado alguna vez.
  • Ante las posibles críticas por corregir sus orejas, el 52% opina que cada uno tiene derecho a decidir qué hacerse si se trata de su autoestima; por otro lado, un 30% percibe esta decisión tan natural como la de someterse a una ortodoncia.
  • A 6 de cada 10 les gustaría conocer técnicas mínimamente invasivas para la corrección de las orejas de “soplillo”.
nuevo ear-fold

Para la corrección de orejas prominentes. Tratamiento sencillo y personalizado con resultados predecibles*

  • Procedimiento clínico realizado en 5 a 20 minutos.
  • Mínimamente invasivo – se realiza con anestesia local.
  • Resultados predecibles, que son permanentes y reversibles en caso necesario.