El tratamiento de ultracavitación es una técnica no quirúrgica para mejorar la apariencia y reducir los acúmulos grasos de determinadas áreas del cuerpo, incluyendo brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas y muslos, cara interna de los muslos. La ultracavitación no es un sustituto de la reducción de peso, sino un método para reducir la grasa de las zonas que no responden a dieta o ejercicio y mejorar la apariencia de las mismas. La ultracavitación puede ser utilizada como procedimiento primario para mejorar la apariencia de los acúmulos grasos corporales, potenciada mediante la técnica de la hidrolipoclasia o en combinación con otras técnicas quirúrgicas como la liposucción, para eliminar los depósitos o cúmulos localizados de grasa.

El tratamiento consiste en la generación de microburbujas de vacío que al implosionar rompen las membranas de los adipocitos liberando la grasa respetando los tejidos circundantes. Posteriormente la grasa es eliminada por el organismo a través del sistema linfático y la orina. Esta técnica produce una reducción del acúmulo graso de la zona tratada.