fbpx
El cuerpo está siempre en movimiento acompañado por sus ritmos internos: el de la respiración, el del corazón, el de la sangre,… ello permite que constantemente se vaya renovando buena parte de la energía que gastamos cotidianamente, por eso nos cansamos.

En ciertas ocasiones, como, por ejemplo, después de una cirugía, los mecanismos de recuperación de nuestro organismo tienen más dificultad para funcionar correctamente por eso necesitan ayuda para que este proceso sea más favorable y rápido.

El drenaje linfático manual es un tipo de terapia que se basa en manipulaciones suaves, lentas y repetidas de compresión y descompresión que estimulan el propio ritmo del Sistema Linfático.
El sistema linfático es una parte del aparato circulatorio muy importante ya que está especializada en el proceso de regeneración del organismo.

Podemos resumir así los beneficios del Drenaje Linfático Manual:

  1. Tiene un efecto drenante, es decir, facilita el transporte y la salida de los restos de células, tejidos lesionados y líquido acumulado en las zonas de hinchazón.
  2. Produce un efecto sedante y relajante sobre el sistema nervioso, por tanto alivia de manera inmediata posibles contusiones y presiones de los tejidos, así como el estado general del organismo.
  3. Como consecuencia de los efectos anteriores tiene efecto antiinflamatorio: desaparece la hinchazón (edema) de las zonas afectadas y se normaliza la sensación corporal óptima.

Para restablecer el ritmo corporal normal después de una intervención quirúrgica, se recomienda comenzar el tratamiento lo antes posible y según la indicación del cirujano.